Image by Janet Ramsden / Criostato multifunción Helio3-
Todo el mundo, alguna vez, ha escuchado hablar del método científico por el cual se congelan objetos u organismos para su conservación o estudio. A este proceso se le conoce como criónica o criopreservación.

Sin embargo, no debe confundirse con el de criogenia, menos conocido y empleado por profesionales del campo de la investigación.

¿Qué es la criogenia?

Se trata de un conjunto de técnicas empleadas para enfriar un material a la temperatura de ebullición del nitrógeno o del helio, que son −195,79 °C y −268,93 °C, respectivamente.

Uno de los usos más frecuentes de la criogenia está vinculado a los materiales superconductores, que no son otra cosa que aquellos materiales que al ser enfriados, dejan de ejercer resistencia al paso de la corriente eléctrica, sin que se registren pérdidas de energía, convirtiéndose en un conductor eléctrico de tipo perfecto

Para que se genere la superconductividad, es necesario alcanzar temperaturas inferiores a los -138 ºC. Con la criogenia se logra que los imanes superconductores de los equipos de resonancia magnética nuclear, mantengan la temperatura que se necesita.

Alternativas al helio y al nitrógeno

Uno de los posibles inconvenientes a la hora de trabajar con criostatos, se debe precisamente al uso del helio o el nitrógeno, que puede encarecer el sistema y sus aplicaciones. Para salvar este hecho, la línea de criostatos de ciclo cerrado permite adaptarse a diferentes aplicaciones, sin consumo de helio salvo la carga inicial del sistema. 

El criostato de helio-3 libre de criógeno permite la dispersión de neutrones con la muestra en vacío o el intercambio de helio-3. Alcanza un rango de temperatura de entre 300 mK a 300 K, con un tiempo inicial de enfriamiento de unas 24 horas.

La elección del criostato más adecuado pasará indudablemente por definir las necesidades a cubrir de cada experimento, dependiendo de la temperatura, la potencia de refrigeración requerida, la necesidad o no de vacío en la muestra, el nivel de vibración o el tiempo que debe mantenerse la muestra a baja temperatura, entre otros factores.

Compartir estoShare on Facebook4Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn2Share on Google+0

También te puede interesar...

Comentarios