Image by N. Elmehed /
Tal vez dentro de no mucho tiempo, podríamos obtener más información acerca de los primeros momentos del universo o la naturaleza de la materia oscura. ¿El motivo? la detección de ondas gravitatorias en todas las frecuencias posibles

 Las ondas gravitacionales, cuya existencia predijo Albert Einstein en 1916, fueron producidas por la colisión de dos agujeros negros hace 1.300 millones de años.

En el año 2015, los investigadores Reiner Weiss, Barry C. Barish y Kip Thorne llevaron a cabo el experimento LIGO. En él, dos enormes interferómetros detectaron, por primera vez en la historia, la emisión de ondas gravitacionales generadas al fusionarse dos agujeros negros de unas 30 masas solares cada uno. Este hito ha sido premiado con el premio Nobel de Física 2017.

Barish fue el investigador principal del experimento LIGO, que acabó dirigiendo a partir de 1997. Thorne se ha encargado de la teoría,  para lograr analizar los datos y, finalmente, saber cuándo se habían detectado las ondas. La mitad del premio es, por tanto, para Weiss, y la otra mitad para Barish y Thorne, por igual.

Weiss, profesor emérito en el MIT, nació en Berlín pero llegó a EEUU EN 1932, huyendo de los nazis. Barish y Thorne nacieron en EE.UU. y ambos dan clases en la California Institute of Technology (CIT).

La ceremonia de entrega tendrá lugar el 10 de diciembre en la Sala de Conciertos de Estocolmo, Suecia.

Compartir estoShare on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn2Share on Google+0

También te puede interesar...

Comentarios