Vantablack-muestra

En 2014, la empresa británica de nanotecnología Surrey Nanosystems presentó el material más negro del mundo. Fue bautizado como Vantablack, que proviene del inglés Vertically Aligned NanoTube Arrays, algo así como "Conjunto de Nanotubos Verticalmente Alineados", en español.

Estos nanotubos de carbono​, cada uno de ellos 10.000 veces más fino que un cabello humano,  pueden llegar a absorber hasta un 99,965% de la radiación de luz visible, de modo que esta queda atrapada y en lugar de reflejarse, es continuamente desviada entre los nanotubos. Lo que hace que resulte imposible observar irregularidades o dobleces.

Para ser creado, el Vantablack requiere de una temperatura de 400° C y está precisamente desarrollado para aplicarse en estructuras sensibles a la temperatura, como el aluminio.

Hoy en día, el Vantablack ha supuesto un avance nada desdeñable para las ciencias de los materiales, porque la sustancia presenta muchas posibilidad de ser empleada en aplicaciones muy diversas, como por ejemplo, la mejora del rendimiento de las cámaras de los telescopios, evitando que la luz parásita entre a sus tubos. Además, ya se emplea para fines artísticos, para camuflaje o para vestir a personas enfermas de cáncer, evitando que su piel tenga contacto con la radiación solar.

Compartir estoShare on Facebook1Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Share on Google+0

También te puede interesar...

Comentarios